Imagina que una familia americana voluntaria ha decidido acogerte. Esto implica que sus integrantes están interesados en conocerte, saber tus costumbres y, por qué no, en brindarte todo el cariño propio de un padre o hermano, pero también significa que esta familia americana está dispuesta a compartir contigo sus recursos, su tiempo y sus experiencias.

Desde el momento en que pises su casa, compartirás visitas familiares, barbacoas, fiestas patrias y visitas a lugares turísticos. Esta es tu oportunidad para experimentar directamente cómo es vivir con una familia americana. Mente abierta y actitud asertiva, serán tus mejores aliados en tu proceso. ¿Estás preparado? ¿Sabes cómo es una familia americana? A continuación, te damos algunos datos claves, para que conviertas esta fantasía en realidad.

Lo primero que debes saber es que, aunque conocerás a una familia americana en su estructura tradicional (madre, padre e hijos), no hay tal cosa como una familia americana tipo. Hay hogares de padres solteros, o nietos criados por sus abuelos, familias de varios hogares, etc.

Ten en cuenta que, aunque en las películas pudiste ver que las familias americanas estaban conformadas por un montón de hijos, en la actualidad las familias americanas tienen entre 1 y 2 hijos como máximo. Además, es usual que la madre trabaje, aunque tenga hijos pequeños (por ello la figura de la niñera se ha popularizado tanto). Los abuelos también tienden a ser muy reconocidos y respetados por las familias americanas debido a su experiencia y a que han sabido sortear todos los problemas del matrimonio y de la vida familiar.

En general, los padres de familias americanas enseñan a sus hijos a ser independientes. Por eso, es común ver que los jóvenes graduados del colegio se mudan de casa y se valen por sí mismos.

Otro asunto fundamental tiene que ver con la religión. Las familias americanas que profesan algún credo tienden a honrarlo continuamente, en sus actividades cotidianas y, por supuesto, en las fiestas más específicas. Existen también ciertos rituales religiosos practicados por las familias americanas, como el ayuno en Yom Kippur (religión judía) o la entrega de regalos en Navidad (religión cristiana/católica).

Por otro lado, encontramos tradiciones, como Halloween y Acción de Gracias, celebradas por muchísimas familias americanas, sin importar su credo. De igual manera, muchas tradiciones de las familias americanas tienden a honrar la libertad y las oportunidades. Por eso, no es raro oír a los padres contando sus propias historias de éxito en comidas familiares o en la fiesta del 4 de julio.

A propósito, algunas de las celebraciones más comunes para las familias americanas son: Halloween (o Noche de Brujas), Thanksgiving Day (Día de Acción de Gracias), Christmas (Navidad), Martin Luther King Day (Día de Martin Luther King), Presidents’ Day (Día del Presidente), Easter (Pascua), Independence Day (Día de la Independencia). Además, para muchas familias americanas son frecuentes las celebraciones de aniversarios (de pareja, laborales…) y las cenas familiares (que por lo general son una vez en la semana).

¡Haz que las cosas funcionen! Ideas para que todo marche bien con tu familia americana

Te presentamos 3 sencillos consejos para que tu relación con tu familia americana vaya bien desde el comienzo:

  1. Establecer reglas claras de comportamiento, uso de los espacios y transporte. Definir qué espera uno del otro (padres de la familia americana hacia los hijos que vienen de intercambio y viceversa) y no crear falsas expectativas.
  2. Aclarar todas las dudas iniciales y aquellas que se vayan presentando en el camino de manera oportuna.
  3. Pedir a un tercero que medie en caso de un problema o malentendido.

Ten en cuenta que, como hijo acogido por una familia americana durante tu año escolar en USA, deberás ajustarte a las normas sobre comidas, a los límites en cuanto a horarios, uso del teléfono, Internet y TV, a las rutinas para la limpieza de la ropa y demás tareas de la casa.

Por último, recuerda siempre que a pesar de lo diferentes que sean tus costumbres y las de tu familia americana, es completamente posible convivir en armonía y construir lazos de amistad que continuarán aún después del intercambio.